Descripción:
 

Abierto desde 1980 es un local singular de tres plantas y cuatro comedores, lo que permite disfrutar de espacios claramente diferenciados para unos 15 comensales en cada una de las salas idóneamente climatizadas. Pero además de la moderna tecnología para adecuar la temperatura, el local también goza de una tradicional chimenea, para los más románticos de las costumbres invernales.

Otro singular detalle que muestra el cuidado con el que José Manuel Villalón trata a sus clientes es la elegante vajilla obra de la emblemática fábrica de la Cartuja de Sevilla en la que se presenta los deliciosos platos servidos por este restaurante: entrecot al roquefort, puerros caramelizados con queso de cabra, codornices estofadas, salmorejo...