Descripción:
  

El Jardín del Poleo, contiguo al cuerpo del hotel El Tiempo perdido, consta de dos partes: un porche de madera cerrado y acristalado  y una deliciosa terraza-jardín donde disfrutar de la comida en un ambiente agradable y plácido.
La parte cubierta funciona durante todo el año, mientras que la terraza-jardín se abre en los días soleados y por la noche durante los meses de verano.
El chef y propietario, Paco Bello, responsable de la cocina y de las salas, ofrece a sus clientes una profesionalidad fuera de toda duda acompañada de una simpatía y una calidez de trato que el comensal recordará siempre con agrado.
La cuidada carta de comidas y vinos ofrece la posibilidad de disfrutar de la gastronomía típica de la zona y de una línea más moderna y creativa.