Shadow
Slider

La gastronomía de la Mancomunidad del Embalse del Atazar tiene como base los productos de la tierra, una materia prima sin duda de excepcional de calidad.

Es tan variada que podemos encontrar desde los platos más tradicionales hasta los más innovadores, creados con los frutos y hortalizas de la huerta, miel, carnes y caza.

Todos los municipios de la comarca se destacan por la buena cocina y el cuidado con el que tratan sus creaciones culinarias.

Cabe destacar los platos más populares como son las patatas con costillas, el chuletón, el pisto, el cocido, migas, sopa castellana.

¡PRUEBA NUESTRA GASTRONOMÍA, TE ENCANTARÁ!

Te invitamos a degustar la amplia oferta de productos tradicionales de nuestra comarca, como las verduras de la huerta, las setas, la sobrosa miel elaborada en nuestras colmenas, los embutidos caseros o las siempre suculentas carnes de la Sierra Norte de Madrid. ¡Te encantarán!

LAS CARNES   En una tierra ganadera los tradicionales asados y carnes a la brasa destacan, junto con las calderetas de cordero.

LA CAZA   Ha ocupado un lugar muy importante dentro de la gastronomía de la comarca. El jabalí, el conejo, la liebre, el corzo… han formado parte de la dieta de estos pueblos, guisados de distinta forma, principalmente en la época otoñal.

LA MATANZA   Chorizos, morcillas y las tortas de chicharrones realizadas con manteca, harina y azúcar.

LA MIEL   Producto típico, muy rico gracias a la riqueza floral de la comarca.

LAS ALTERNATIVAS   En una tierra ganadera los tradicionales asados y carnes a la brasa destacan, junto con las calderetas de cordero.

LA SIERRA NORTE DE MADRID, DESTINO GASTRONÓMICO

“La Sierra Norte de Madrid tiene identidad propia dentro de la Comunidad Autónoma. Su situación geográfica, delimitada por la sierra del Guadarrama y la cuenca del rio Jarama, hacen que el contacto con Segovia y el norte de Guadalajara le hayan imprimido un carácter original y autóctono.

El estilo de vida tradicional está basada en la ganadería (vacuna, caprina y ovina, aunque se criaban cerdos para la matanza), en la agricultura y en otras actividades complementarias como el carboneo o la apicultura. Por tanto, los productos básicos  de su gastronomía son las carnes, la matanza, las legumbres, las hortalizas, la miel y los que de forma natural proporciona el entorno; la caza,  pesca de rio, setas y plantas silvestres.

Su clima húmedo (por serrano), su altitud (en muchos casos superior a 1000 m.) y la acidez de sus tierras condicionan los cultivos de sus huertas, pero son idóneos para muchas alubias (se han reconocido más de 70 especies diferentes), para frutales (famosos son las cerezas y los peros de La Hiruela) y algunas hortalizas (patatas y tomates, especialmente).

Hoy en día se trabaja en el mantenimiento y promoción de los productos propios de la Sierra Norte de Madrid, siendo unánime el reconocimiento de la calidad de sus carnes, de sus huertas y ahora de sus vinos. Se está presentando  la sub denominación de origen (dentro de vinos de Madrid) de El Molar. Las setas y la caza  han pasado de tener un aprovechamiento esporádico a ser uno de los atractivos de la temporada de otoño, invierno y primavera.

Además se han incorporado nuevos productores a los tradicionales, aportando calidad e innovación en la gastronomía de la zona. Podemos mencionar los quesos de Santo Mamés, los ahumados de Madarcos y las cervezas artesanas de varias localidades.

Muchos madrileños que vienen a pasar el día, para hacer turismo de naturaleza y cultural. La gastronomía puede ser el motivo fundamental de su visita o el complemento a una ruta ya conocida. En función del motivo fundamental de su experiencia varia el perfil, desde familias con niños buscando pasar “un día en el campo” a grupos de parejas que quieren “cultura y mesa”. Desde hace unos años se están sumando muchos turistas de otras zonas de España.

Pero siempre buscan cocina basada en los productos de la tierra y en la tradición local. Aprecian que se respete los productos de temporada y su uso tradicional, pero también les gusta una presentación cuidada y moderna.

Traducido a platos concretos, las preferencias son: platos de legumbres tradicionales, platos con setas, platos de caza y platos de carne de la sierra. De postres, los que hacemos en el horno a diario, las tartas caseras”.

Ignacio Merino. Presidente Asociación Gastronómica.