Shadow
Slider

LA SENDA DEL GENARO

La Senda del Genaro es una de las propuestas turísticas más completas y recomendables de toda la Sierra Norte de Madrid. Conecta los lugares de mayor atractivo y todos los municipios que rodean al embalse de El Atazar, atravesando parajes y enclaves de gran valor natural. Esta espectacular ruta circular está incluida en la red de Sendas Verdes de la Comunidad de Madrid. El recorrido, de más de 70 km de longitud, está muy bien señalizado y se divide en 7 etapas diferentes.

Es un Gran Recorrido (GR-300), y toda la ruta está señalizada con marcas blancas y rojas. Cuenta además con paneles informativos, en cada localidad y en diversos puntos de interés. Fue el primer Gran Recorrido en discurrir íntegramente por la Comunidad de Madrid.

Se pueden recorrer tramos concretos, entre los diferentes pueblos de la Mancomunidad, o bien realizar la ruta completa, en dos o tres jornadas.

La Senda se caracteriza por los valores etnográficos y ambientales que se aprecian a lo largo de la misma. De gran interés son: las construcciones hidraúlicas asociadas al suministro de agua desde el embalse, las vías pecuarias llenas de historia, los paisajes abruptos y llenos de contrastes cromáticos y una gran variedad de rocas, flora y fauna.

Recorrido y etapas

Estamos ante un recorrido diverso, en ocasiones duro, por desnivel o climatología, y que, además tiene la complicación logística de las etapas de ida y vuelta.

En el caso de la Senda del Genaro, el recorrido completo es un buen número de kilómetros, y ha sido dividido en varias etapas. Si bien para BTT pueden resultar pequeñas o cortas, ahí entrará la pericia del usuario a la hora de diseñar la ruta y sus variantes, o bucles, a su medida, necesidades y capacidades.

Nosotros hemos planteado la Senda  a partir de El Berrueco y en dirección a Patones; o sea, de forma contraria a las agujas del reloj; por tanto, en toda la señalización en soportes (jalones, flechas), aunque siempre indica las dos direcciones, de ida y vuelta, siempre hay una que es la “marca”. En este caso, la dirección que prima es la de El Berrueco- Patones- Atazar- Robledillo-Cervera de Buitrago (ida y vuelta) El Hospitalillo-Mangiron (ida y vuelta) y El Hospitalillo- El Berrueco. Puede suceder que veamos mejor los soportes en una dirección que en la otra.

La Senda del Genaro, amén de los 250 soportes que se han colocado, está complementada con otros tipos de señales: Por un lado, las antiguas marcas de la senda, los “genaros”, esos muñecos de color azul que se pueden ver en muchos puntos del recorrido.

También nos encontraremos con las marcas homologadas del GR (bandas blancas y rojas), bien expresando continuidad o camino equivocado, según qué casos. En la maqueta de usos podemos ver su desarrollo.

Épocas recomendadas

En principio debemos saber que estamos en una zona de sierra y por tanto la orografía, la altitud y la climatología pueden llegar a ser extremas. Los autóctonos de la zona, montañeros y ciclistas, recomiendan esta senda como ideal para la primavera y el otoño, ya que la ruta puede resultar muy dura, dadas las temperaturas.

Es necesario, por tanto, recordar que el aprovisionamiento de agua es complicado en la ruta. Sí bien, en los finales o al comienzo de ella, hay fuentes y manantiales, durante el trayecto son escasos. Por tanto, proveerse de agua y de comida es importante.

A PIE O EN BICICLETA​

En la Senda hay tramos que se pueden hacer caminando y en bicicleta, por lo que se requiere de cierta prudencia y precaución. Debemos evitar derrapajes y conducciones agresivas.

La senda, en ese sentido, es divertida por sus tramos técnicos y exigencias, aunque también presenta variantes sólo para bicicletas.

Excepto en estas variantes, en todo el recorrido tienen preferencia los senderistas, por lo cual se ruega a los usuarios ciclistas prudencia y consideración al cruzarse con ellos, aunque estemos en zonas amplias. Cuando nos encontremos en zonas estrechas o sendas, se debe parar la bicicleta y ceder el paso a los senderistas. Ante todo precaución y respeto.

Es muy posible que por la senda os encontréis vacas, burros o caballos, pues estos antiguos trazados han servido como viales de comunicación entre pueblos, y las reatas de estos animales han trasegado por estos lares durante años. Y, aunque no se ha señalizado advirtiendo esta eventualidad, no será difícil que os encontréis con dichos animales, normalmente acompañados de sus propietarios. Por tanto, que nadie se asuste, los dueños os darán las indicaciones pertinentes para evitar ningún percance.